Biografía – Jesús Zurita

A nadie se le escapa que su afición por los cómics, a los que tuvo acceso desde la más tierna infancia, ha penetrado en su obra. Aparte de los préstamos más manifiestos que pueden rastrearse en su obra, cabe destacar el sentido narrativo que le es intrínseco a la propia forma y que desafía las jerarquías pactadas que establecen el orden en el que deben leerse las viñetas. Este aprendizaje fue el que más le caló en su primer contacto con el cómic, cuando se entregaba a una lectura más instintiva y acostumbraba a tender puentes narrativos entre los dibujos que más le evocaban. Zurita aplica a su obra este sentido narrativo, en el que la relación entre los vacíos y las propias formas vegetales y orgánicas que se retuercen en la superficie de sus lienzos, marcan un recorrido que apela al instinto del espectador.

Es una constante el hecho de que la obra de Zurita desafíe cualquier intento por ser supeditada a una realidad única. La pluralidad, la ambigüedad, la sugestión, la fertilidad inagotable, rasgos todos de una obra que se sobrepone a la conceptualización y busca en cambio relacionarse con el espectador a través del impacto emocional, el vínculo fisiológico, la experimentación inmediata. A este propósito obedecen los rojos que son característicos de su obra, recurso plástico que atrae al pintor por su violencia implícita y que usa como una “acometida directa hacia el espectador”.

En su obra tiene el mismo peso lo que ha sido representado como lo que puede intuirse fuera de escena, tal vez sin cuerpo, tal vez incluso sin presencia, como puede ser la huella de un acontecimiento del pasado reciente, o la energía acumulándose, cogiendo velocidad para descargarse y modificar, replantear, reorganizar, devastar. Casi como el ambiente enrarecido que antecede y sigue a una tormenta, en cuyo curso los secretos , lo oculto, lo extraño y lo invisible son revelados, arrancados a la fuerza y expuestos en el escenario de la naturaleza. De la misma manera los paisajes de Jesús se resisten a lo estático, siempre acontece algo o acaba de acontecer algo, siempre hay un actor que al primer vistazo se nos pasó por alto, un agente esencial para completar una historia que se escribe durante el intervalo de tiempo en el que el espectador se enfrenta a la obra y la experimenta, sustrayendo de ella potenciales realidades que en su indefinición son una fuente inagotable de significados.

Nacido en Ceuta en 1974, Jesús Zurita se mudó a Granada en 1993 para estudiar Bellas Artes en la Universidad de Granada. Se estableció allí y desde ese lugar se ha abierto camino al resto del mundo, contando en su trayectoria con un gran número de exposiciones a nivel nacional e internacional.